microelectronica.es.

microelectronica.es.

Memorias MRAM: alta durabilidad y baja potencia

Introducción

Las memorias de acceso aleatorio magnético (MRAM) son una nueva categoría de memoria no volátil que está ganando popularidad en la industria de la electrónica debido a su alta durabilidad y baja potencia. Los dispositivos MRAM funcionan mediante la manipulación de la magnetización de los materiales ferromagnéticos, lo que les permite almacenar información permanentemente sin tener que consumir energía. En este artículo, exploraremos cómo funcionan las memorias MRAM y sus aplicaciones en la electrónica moderna.

Historia de las MRAM

Las primeras investigaciones sobre la tecnología MRAM comenzaron en la década de 1990, pero no fue hasta la década de 2000 que se produjeron dispositivos comerciales. El primer prototipo comercial de MRAM se desarrolló en 2002 y se comercializó en 2006. Desde entonces, varias empresas han invertido en la investigación y el desarrollo de esta tecnología, incluyendo a IBM, Toshiba, Samsung y Everspin.

Cómo funcionan las MRAM

Las MRAM operan mediante una tecnología que se conoce como memoria de acceso aleatorio de cambio de fase (PRAM). En un dispositivo PRAM, la información se almacena en una fina capa de material ferromagnético, que se puede magnetizar en dos direcciones distintas. Esta capa se encuentra encima de una capa dieléctrica y una capa conductora. Cuando se aplica una corriente eléctrica a través de la capa conductora, se produce un campo magnético, lo que hace que la dirección de la magnetización de la capa ferromagnética cambie. Esta corriente se llama corriente de escritura y se utiliza para cambiar el estado magnético de la capa ferromagnética. Cuando se detiene la corriente, el estado magnético permanece. Para leer la información almacenada en una celda MRAM, se aplica una corriente eléctrica a través de la capa conductora. Si la dirección de la magnetización de la capa ferromagnética es la misma que la dirección de la corriente, se produce una resistencia baja, lo que indica que la celda contiene un "1". Si la dirección de la magnetización es opuesta a la dirección de la corriente, la resistencia es alta, lo que indica un valor "0". Las MRAM no necesitan energía para mantener la información almacenada en ellas. A diferencia de las tecnologías de memoria volátil como la RAM, que pierden la información si se corta la energía, las MRAM pueden retener la información de forma indefinida. Esto las hace ideales para su uso en aplicaciones que requieren almacenamiento de datos de larga duración, como dispositivos médicos implantables y equipos militares.

Ventajas de las MRAM

Hay varias ventajas importantes de las MRAM frente a otras tecnologías de memoria no volátil, como la EEPROM y la flash. Por ejemplo: - Durabilidad: Las MRAM son más duraderas que otras tecnologías de memoria no volátil. Pueden soportar una cantidad significativa de ciclos de escritura, lo que significa que pueden utilizarse en aplicaciones que requieren un almacenamiento de datos frecuente. - Baja potencia: Las MRAM no requieren energía para mantener la información almacenada en ellas. También requieren menos energía para escribir nuevos datos que las tecnologías de memoria no volátil convencionales. - Fiabilidad: Las MRAM son más fiables que otras tecnologías de memoria no volátil debido a su resistencia a las perturbaciones eléctricas. Las perturbaciones eléctricas pueden dañar los dispositivos de memoria no volátil, pero las MRAM están diseñadas para minimizar este riesgo.

Aplicaciones de las MRAM

Las MRAM tienen una amplia variedad de aplicaciones en la electrónica moderna. Algunas de las aplicaciones más comunes incluyen: - Dispositivos médicos implantables: Las MRAM son ideales para su uso en dispositivos médicos implantables, ya que son duraderas y no requieren energía para mantener la información almacenada en ellas. Además, son resistentes a la radiación, lo que las hace adecuadas para su uso en aplicaciones de diagnóstico y tratamiento médico. - Electrónica militar: Las MRAM son una opción popular para aplicaciones militares debido a su durabilidad y resistencia a las perturbaciones eléctricas. También son ideales para su uso en aplicaciones de vigilancia y detección de minas. - Almacenamiento de datos de alta velocidad: Las MRAM también son adecuadas para su uso en aplicaciones de almacenamiento de datos de alta velocidad, como cachés de procesadores. Pueden escribir y leer información más rápido que la memoria flash convencional. - Automoción: Las MRAM también se utilizan en la industria automotriz, principalmente para su uso en sistemas de control de motores. Son ideales para su uso en aplicaciones en las que se requieren ciclos de escritura frecuentes, como en sistemas de control de la dirección y el frenado.

Desafíos de las MRAM

A pesar de sus numerosas ventajas, las MRAM todavía enfrentan algunos desafíos que deben ser abordados antes de que puedan ser ampliamente adoptadas en el mercado. Algunos de estos desafíos incluyen: - Costo: Las MRAM son más caras de producir que otras tecnologías de memoria no volátil, lo que limita su adopción en ciertas aplicaciones. - Capacidades de almacenamiento limitadas: Las MRAM tienen capacidades de almacenamiento limitadas en comparación con algunas tecnologías de memoria no volátil convencionales. - Problemas de escalabilidad: Las MRAM aún enfrentan problemas de escalabilidad a medida que los fabricantes intentan aumentar el número de bits que se pueden almacenar en cada celda.

Conclusión

Las memorias MRAM son una tecnología prometedora que tiene el potencial de transformar la industria de la memoria no volátil. Ofrecen una durabilidad y una baja potencia excepcionales, lo que las hace ideales para su uso en una amplia variedad de aplicaciones, desde dispositivos médicos implantables hasta sistemas de control automotriz. Aunque aún queda trabajo por hacer para superar algunos desafíos, el futuro de las MRAM parece muy brillante.