microelectronica.es.

microelectronica.es.

Sensores de humedad para control de clima en invernaderos

Sensores de humedad para control de clima en invernaderos En la actualidad, el control de clima en invernaderos es una tarea fundamental para garantizar la calidad y cantidad de la producción agrícola. Una de las variables más importantes a controlar en este entorno es la humedad, ya que influye directamente en la salud de las plantas y en su crecimiento. El uso de sensores de humedad es una técnica común para controlar y regular este parámetro y, en este artículo, profundizaremos en su funcionamiento y aplicación.

¿Qué es un sensor de humedad?

Un sensor de humedad es un dispositivo que mide la cantidad de vapor de agua presente en el aire, tierra o materiales porosos. De manera general, estos sensores detectan la humedad relativa (HR) que se puede definir como la cantidad de vapor de agua presente respecto a la cantidad máxima que se puede contener a una determinada temperatura. El valor más común para la HR en un invernadero es del 75%. En el mercado existen distintos tipos de sensores, pero los más usados en el ámbito agrícola son los resistivos y los capacitivos.

Sensores resistivos

Estos sensores se basan en la variación de la resistencia eléctrica de un material sensible a la humedad. El elemento sensible suele ser un polímero que cambia su estructura química ante la presencia de agua, lo que provoca una variación de su resistividad eléctrica. De esta manera, el sensor convierte la información de humedad a una señal eléctrica que se puede procesar y utilizar para tomar decisiones en el sistema de control del invernadero.

Sensores capacitivos

Los sensores capacitivos miden la humedad del aire a través de la variación de capacidad eléctrica de un condensador cuando este se expone al medio ambiente. De manera simplificada, el sensor consiste en dos placas paralelas, una de ellas cubierta con polímero sensible a la humedad, y cuando el aire con humedad entra en contacto con el polímero se produce una variación en la capacidad eléctrica entre las dos placas.

Ventajas del control de humedad en invernaderos

El control de la humedad del aire en un invernadero tiene una serie de beneficios que influyen directamente en la calidad y la producción de las plantas:
  • Controla el crecimiento de hongos y bacterias: El exceso de humedad en el ambiente propicia la proliferación de hongos y bacterias que pueden infectar las plantas y reducir su producción.
  • Previene el estrés hídrico: Un ambiente muy seco puede generar un estrés hídrico en las plantas que se traduce en una reducción en el crecimiento y la calidad de la producción.
  • Optimiza el consumo de agua: El sistema de control de humedad puede ajustar los riegos de manera más eficiente en función de la demanda real de la planta, lo que reduce el consumo de agua y los costos de producción.
  • Incrementa la eficiencia en el uso de los nutrientes: La humedad controlada favorece la absorción de nutrientes por las plantas al facilitar la disolución y el transporte de los mismos en el sustrato.

Implementación de los sensores de humedad en el invernadero

Para implementar un sistema de control de humedad con sensores en un invernadero es necesario seguir una serie de pasos:

Selección del sensor adecuado

Como ya mencionamos anteriormente, existen distintos tipos de sensores en el mercado, por lo que es necesario seleccionar el más adecuado para la aplicación que se desea. En el caso de los invernaderos, se recomienda emplear sensores capacitivos por su mayor precisión y estabilidad en el largo plazo.

Ubicación del sensor

Es importante seleccionar el lugar idóneo para colocar el sensor y que este trabaje en las mismas condiciones que las plantas de interés. En el caso de controlar la humedad del aire, el sensor debe ubicarse en una zona donde el aire circule libremente y no esté sujeto a variaciones bruscas de temperatura o humedad.

Configuración del sistema de control

Los datos obtenidos por los sensores se deben incorporar a un sistema de control que procese la información y tome decisiones en función de los objetivos planteados. La implementación de un sistema de control puede variar desde un sistema básico de relé hasta el empleo de microcontroladores y sistemas domóticos.

Conclusiones

El control de la humedad es una variable clave en el cultivo de plantas en invernaderos. La implementación de un sistema de control de humedad basado en sensores capacitivos se puede configurar para realizar mediciones precisas y ajustar el riego y la ventilación de manera inteligente, lo que impulsa la producción y reduce los costos. Por lo tanto, estos sistemas eléctricos tienen un impacto significativo en el sector de la agricultura y ofrecen una alternativa sostenible de producción de alimentos.